Parálisis por Análisis

22 septiembre 2014 at 23:16

Dejo nuevamente un artículo de Mark Manson, en el cual se indaga en lo que él denomina “Parálisis por Análisis”… ¿A quién no le ha pasado?

Quiero ayudar a la gente a entender la idea de “Parálisis por Análisis”, cómo y cuándo lo hacen. Quiero ayudarlos a entender que a veces sus mentes y sus intelectos los distraen y desvían de sus objetivos más que ayudarlos a alcanzarlos.

Pero cómo explicas intelectualmente a alguien que intelectualizar demasiado no es más que ellos mismos evadiando sus ansiedades y problemas emocionales, sus verdaderos problemas? Cómo haces que lo entienda cuando percibe todo a través de un enfoque intelectual? Cómo le muestras que la mayor parte de su planificación, estudio y elaboración de estrategias han sido formas de evadir sus objetivos en vez de alcanzarlos? Cómo distingues la delagada línea entre planificar lo justo y planificar demasiado? Dónde está esa línea?

Creo que la línea entre el análisis y el sobre-análisis está donde pensar hace que la acción sea menos probable, en vez de más probable.

Pero cierto nivel de autoconciencia es necesaria para reconocer esto. Temo que aquellos que están más desconectados de sus emociones vean esta idea meramente como otra invitación a analizar sus propios pensamientos y acciones incluso más, en vez de ponerse en contacto con la ansiedad y emoción subyacente, nuevamente evadiendo sus objetivos.

Me encantaría poder arreglármelas para escribir de una manera tal que pueda tocar la autoconcienca de cada lector, para que así ellos realmente puedan verse sobre-analizando, pensando demasiado y haciendo las cosas mucho más complicadas y tediosas de lo que necesitan ser. Que puedan sentir la evasión, la basura mental, el vómito de pensamiento que ahoga su habilidad de actuar.

Supongo que cualquier técnica que se use para esto requiere jugar con la perspectiva – presentar pensamientos en primera persona, pero haciendo una obvia perspectiva metacognitiva con un análisis satírico de los pensamientos en primera persona. De esa manera el lector podrá relacionarse inmediatamente con el texto mientras se ve forzado a la metaconciencia del mismo – una forma post-moderna de dar consejos para la vida.

De cuántos párrafos debería hacerlo? Los estudios muestran que la mayoría de los lectores se desconcentran después de más o menos 500 palabras, sin embargo mis estadísticas muestran que los artículos de 2000 o más palabras son leídos y compartidos con mayor frecuencia. Irónicamente, un artículo de blog sin parálisis por análisis debería ser corto, pero la técnica de primera persona y metaperspectiva que describí antes necesitaría un post más largo para comunicar satisfactoriamente el punto. Debería ser obtuso respecto a ser obtuso o debería darle muchas vueltas para demostrar por qué no deberías darle tantas vueltas?

Y luego está el tema del vocabulario. Uso palabras grandilocuentes y filosóficas para parodiar todo el tema del sobre-análisis? O mantengo las cosas simples y al grano? Siempre me he preocupado de la facilidad de lectura por parte de los usuarios. Soy una suerte de cretino y hago demasiado uso de grandes palabras, lo que quizás aleja algunos lectores. Quién sabe, quizás podría tener el doble de lectores si escribiera como un quinceañero. Y si tuviera el doble de lectores, podría potencialmente ayudar al doble de gente. Debería aplicar la escala de legibilidad de Flesch-Kincaid a algunos de mis artículos, correlacionarlos con mis estadísticas de tráfico y tabular los datos junto a mis encuestas de marketing para dar con la correcta legibilidad y vocabulario adecuado basado en la demografía de los lectores del sitio, los resultados de artículos anteriores, nivel de educación esperado de distintos lectores y luego, por supuesto, un análisis cualitativo de los comentarios.

Y la tipografía. Estudios muestran que la fuente Arial es la más legible, pero siento que la tipografía con serifas demuestra una manera más erudita de pensar demasiado situaciones simples. Además, han determinado que la resolución de la pantalla tiene mucho que ver con la legibilidad de la tipografía. Me imagino que la mayoría de mis lectores son jóvenes y entendidos, por lo que no leerán esto en baja resolución, pero no es mejor irse a la segura que lamentarlo después?

La legibilidad es tan importante. Tengo muchas muchas ganas de que el lector entienda el punto de que no debería pensar demasiado situaciones simples, que deberían simplemente ir al punto, atacarlo y aprender de sus errores. Creo (y espero) que construir un post que es básicamente pensar demasiado un simple post respecto a pensar demasiado, no haga que los lectores piensen demasiado sobre un simple post.

Y entonces están las técnicas de formato para mejorar la legibilidad, como los encabezados cautivadores, las listas, y el uso de pocos párrafos cortos divididos por doble espacio.

Quizás debería crear listas sencillas para la gente: “7 Signos De Que Estás Pensando Demasiado Sobre Tu Vida”, o “Las 5 Situaciones Más Comúnes Que Crees Son Difíciles, Pero Que En Realidad No Lo Son”, o “10 Razones de Por Qué Tu Mente Está Arruinando Tu Vida”, o quizás “6 Maneras de Pensar Demasiado Sobre Este Post”.

Wow, esto se está poniendo bastante denso. Es un montón que tener en mente. Debería construír algún modelo para organizar toda esta información importante que he decubierto acerca de escribir un post de blog respecto a pensar demasiado los post de blogs. Debería organizar la información de una manera sencilla y fácil de entender. Sí, eso es importante. Así podré escribir el post rápido y fácil cuando finalmente me ponga en marcha.

El modelo debería tener tres componentes primarios: Estética, contenido teórico y organización. Crearé un procedimiento de 7 puntos para organizar paso a paso el contenido del blog también. El contenido teórico y el contexto debería ir primero, la organización segundo y la estética al final. Quizás podría comparar mi modelo con otros modelos de posteo en blogs y combinarlos para obtener un entendimiento más acabado de cómo debería explicar la parálisis por análisis a mis lectores. Sí, de hecho, cuando esté en eso, debería indagar en algunos libros e investigación en prosa, persuación y presentación. Las tres P. Me gusta eso. Lo anotaré y organizaré todas mis fuentes en cada una de las tres P’s y luego traspasaré toda la información relativa a mi compilación de modelos de posteo en blogs (mapeados en una planilla Excel para mejor comprensión), y luego desde ahí, reharé mi proceso original de 7 pasos para escribir el post.

Wow, he avanzado un montón, no puedo esperar a realmente hacer algo.


Muy a menudo, la gente toma situaciones simples y las complica demasiado. Lo hacen por nerviosismo, ansiedad u orgullo. Asumen que, ya que algo se siente difícil, debe ser porque carecen del adecuado conocimiento para hacerlo, no que es meramente difícil emocionalmente para ellos.

Intelectualizar situaciones nos distrae de las verdades difíciles: que alguien te evita porque simplemente no le gustas lo suficiente como para hacerse el tiempo para ti; que no hay garantías de que tu nuevo negocio vaya a generar dinero; que no importa lo que le digas a alguien apenas lo conoces, siempre hay posibilidades de que te rechace; que no importa qué tanto planifiques cada minuto de tus vacaciones, habrán partes que no disfrutarás; que terminar con tu novio/novia será increíblemente doloroso no importa cómo lo hagas.

La parálisis por análisis nos permite evadir situaciones emocionalmente difíciles mientras sentimos como si hiciéramos algo al analizarlas. Nuestras mentes nos conducen a la ilusión de progreso y esfuerzo sin ningún esfuerzo o progreso real.

La mejor respuesta a la mayoría de los problemas es normalmente la más sencilla.

No está jugando contigo al no escribirte, simplemente no le gustas. La única manera de que saber si tu idea de negocio funcionará es intentándolo. No hay manera de saber si le gustarás a alguien o no si no le hablas. No sabrás si te gustarán tus vacaciones hasta que las tengas. No hay una manera sencilla de terminar con alguien, sólo hazlo.

Deja de pensar y actúa.