Cómo guardar imágenes con la mejor calidad y el menor peso

20 julio 2014 at 1:13

diceñoprofecional

Buenas! Acá va algo que todos (sí, todos!) deberían saber. Son tips muy sencillos para elegir el formato adecuado a nuestras imágenes para que se vean lo mejor posible y pesen poco en los documentos, presentaciones o lo que queramos hacer. No es más que un poco de sentido común, no cuesta nada y de verdad se agradece con el tiempo.

Es tan de sentido común que lo aprendí por experiencia, lamentablemente veo una y otra vez que poca gente es consciente de ello, incluso personas que se hacen llamar diseñadores.

La raíz de todo: ¿Foto o gráfico?

Entenderemos por gráfico a una imagen generada por un computador, es decir, que no se obtuvo de tomar una foto (por muy digital que sea) ni de escanear ningún papel, pero que sea absolutamente limpia, perfecta en la que cada pixel está deliberadamente dibujado. Un buen ejemplo es la captura de pantalla de la interfaz que uso para escribir esta publicación:

grafico

En esa imagen cada pixel individual es importante y no necesariamente igual o cercano en color a los pixeles que tiene alrededor. La precisión es absoluta porque se trata de un dibujo hecho matemáticamente por un computador. Ojo que en esta categoría caen también las imágenes vectoriales como por ejemplo:

yao-ming-meme

La otra característica de los gráficos es que tienen colores planos, tanto en la interfaz de wordpress como en el meme de Yao Ming hay muchísimos pixeles completamente blancos. En otras palabras, tienden a repetirse mucho pixeles con exactamente el mismo color.

Por foto entenderemos a las demás imágenes, tanto capturadas del mundo real como generadas por un computador en las que no se repiten tantos pixeles y aunque pueden tener mucho detalle, cada pixel está siempre rodeado de pixeles similares. Un buen ejemplo es una foto del parque nacional Huerquehue:

foto

En la foto el bosque tiene mucho detalle, pero incluso ahí y dentro de los matorrales los colores de cada pixel están relacionados con los que tiene alrededor. Se nota cuando uno hace un acercamiento:

zoom-foto

Y del acercamiento se puede ver la otra característica de las fotos: No importa qué tan limpio se vean los colores, pixeles adyacentes tenderán a variar ligeramente de color por lo que matemáticamente no habrán áreas de color exactamente igual como en los gráficos aunque sí pueden haber de colores muy parecidos como en el cielo.

Ya ok se entiende… ¿Pero para qué sirve saber todo esto? Bueno, porque hay básicamente dos tipos de formatos de imagen: Los exactos y los de percepción (Ojo que estos nombres los acabo de inventar con fines didácticos, no es mi objetivo ser muy riguroso sino que transmitir la idea general)

Formatos de imagen exactos (GIF, PNG)

Los formatos exactos comprimen las imágenes de manera similar a como funciona el WinZip. Toman la imagen considerando los valores exactos de los pixeles y buscan patrones de repetición que permitan identificar áreas de un solo color y cosas así. Por eso son buenísimos con las capturas de pantalla en las que suele haber grandes áreas blancas y/o de otros colores. Además, al ser exactos reconstruyen la imagen original sin ninguna distorsión.

Luego, si uno intenta guardar una foto en un formato exacto, al haber muchos pixeles parecidos pero no exactamente iguales, al algoritmo le costará encontrar patrones de repetición y tenderá a generar un archivo terriblemente pesado ya que no será capaz de comprimir bien la imagen.

Hay una sutileza sí con el formato GIF y es que sólo permite imágenes con hasta 256 colores diferentes. Por eso al guardar una foto en GIF no sólo pesará un montón, sino que además se perderá información de color que puede dejar la imagen horrible. Por eso los GIFs animados tan populares y divertidos tienden a tener un grano desagradable y no se ven tan suaves como un video. Sólo para aclarar, el GIF sigue siendo exacto y reconstruyendo sin pérdidas la imagen, pero la imagen con colores ya reducidos.

Ahora, 256 colores es bastante para los gráficos. Ya dijimos que tenían muchos colores repetidos por lo que es perfecto para el organigrama, el gráfico de barras, las flechitas, dibujitos planos y cosas así.

Formatos de imagen de percepción (JPG)

Los formatos de percepción imitan de cierta manera los aspectos que al cerebro le importan cuando observa una imagen. Por lo mismo nunca crean representaciones matemáticamente idénticas de la imagen original sin comprimir, sino que la recrean “más o menos” como era.

Por ejemplo, ya dijimos que en las fotos los pixeles solían ser muy parecidos a los adyacentes y justamente eso aprovecha el JPG que se deleita con los cielos y las degradaciones, así como con las áreas desenfocadas de una foto en que los pixeles van cambiando poquito a poco de color a medida que se recorre la imagen. En resumen, el JPG es maravilloso bajo las condiciones en las que los formatos exactos fallan: píxeles parecidos pero no iguales.

El JPG fue concebido para las fotos y funciona magníficamente con ellas, pero ¿Qué tiene de malo guardar un gráfico en JPG?

Consciente de que decir que hay sujetos obsesivos como yo que podrían llegar a notarlo no es suficiente, diré que aparte de quedar feo puede que lo lamentes en el futuro.

Supongamos que estoy haciendo un documento en Word en el que debo agregar letras gruesas y coloridas que digan “HOLA MUNDO”. Voy a mi programa favorito, creo una imagen sencilla con las letras y fondo blanco, como no me importa toda esa lata de los formatos lo guardo como JPG y lo pego en el Word. Listo!

Ahora necesito hacer una presentación de PowerPoint con el mismo gráfico, pero el fondo de la diapositiva ya no es blanco sino que rojo (sí, terrible elección pero es para hacerlo más didáctico :P) entonces voy y le borro el fondo pero me resulta algo así:

hola

Ooops!! Resulta que el JPG no espera que los colores cambien tan bruscamente ni que tenga colores planos, así que lo que es bueno para las fotos me agregó unos defectos feos alrededor de los bordes de todo, dificultando mi reemplazo de fondo. A estas alturas ya no puedo hacer nada, el daño está hecho.

Por otro lado, la misma imagen guardada como GIF se ve así:

hola

Y pesa sólo 11kB!

Conclusión

No cuesta nada usar el sentido común y elegir un formato apropiado para lo que uno quiere hacer, es un sólo concepto y acordarse para qué es bueno cada formato. Por supuesto que hay infinitas situaciones intermedias en las que no es tan claro a priori qué formato es mejor, para eso no hay nada más eficaz que probar.

No he pretendido ser riguroso con la explicación así que mis disculpas si hay algún detalle por ahí, lo importante es que la idea general es válida y aplicar el concepto evita caer en aberraciones que pueden dejar nuestras imágenes feas o extremadamente pesadas e inmanejables.

Saludos!!

 

Toyota Zelas/Scion tC: El subwoofer no funciona (Solucionado)

2 marzo 2013 at 1:22

Hace casi dos meses ya que tengo mi auto, el modelo no se ve mucho acá en Chile a pesar de tener varios años ya, es un Toyota Zelas, el cual es exactamente el mismo auto que en Estados Unidos se vende como Scion tC y que tiene también versiones más antiguas.

zelas-scion-tc

Debo decir que soy un cliente satisfecho, sin embargo, cuando me subí por primera vez noté que la radio tenía una ecualización algo extraña, cargada a los agudos a la cual llamé “ecualización de colectivero”. No era nada grave en todo caso, un poco de juego con la ecualización y la radio respondió bastante bien, no le di importancia al asunto.

Unos días después me di cuenta de que en efecto, los subwoofers de las puertas delanteras no sonaban en lo absoluto y ahí comenzó todo un proceso de investigación que finalmente me condujo a la solución del problema. Sucede que el concesionario me instaló de regalo una radio diferente a la de fábrica, con pantalla táctil, bluetooth y otras cosas más que no tenía la original, pero cometieron algún error en la instalación que dejó inutilizados los subwoofers.

puerta-auto

El tema no es menor porque cada puerta delantera tiene tres parlantes, los dos de arriba funcionan directamente de la radio pero responden sólo a los sonidos agudos y medios (lo cual explica la ecualización de colectivero), mientras que el de más abajo, el más grande y potente, funciona gracias a un amplificador para los bajos que viene de fábrica en el auto, instalado bajo el asiento del conductor:

amplificador

Pero antes de que comience a desarmar su auto, aclaro que sacar el amplificador me sirvió únicamente para identificar el problema, no hace falta meterse con él. El problema y la solución está en el conector que da a la radio del auto, así que hay que sacar la radio de su lugar. Para ello lo primero es sacar el panel que oculta los tornillos que afirman la radio, ese panel se saca simplemente tirándolo hacia afuera agarrándolo de la parte inferior. La foto marca en rojo el contorno de la pieza del panel que se debe sacar:

panel-radio

Una vez con el panel afuera es fácil ver y destornillar los pernitos de anclaje de la radio. Luego de sacarla con cuidado, tenemos acceso a una maraña de cables y conectores que dependerán en gran medida de la radio que esté instalada, de todos modos los conectores de fábrica del auto deberían ser siempre los mismos. De lo que me di cuenta después de mucho investigar y probar es que el amplificador obtiene su entrada directamente desde la salida de parlantes de la radio y está conectado también a los subwoofers, es decir, no hay que modificar ninguna conexión para que funcione, todo el problema es símplemente porque en el concesionario olvidaron/no supieron conectar el cable que le da la señal de encendido al amplificador.

conector

El conector problemático es el de la foto de arriba, lo tomé por ambos lados para que se puedan reconocer los colores de los cables y su posición. Ese conector entre otras cosas alimenta la radio, tiene un pin que entrega 12V permanentemente y otro que entrega 12V sólo cuando el auto está en estado “ACC” o encendido, esa es la señal que queremos entregarle al amplificador para que se encienda automáticamente cuando arrancamos el motor o lo ponemos en ACC. En otras palabras, necesitamos cortocircuitar uno de los pines de alimentación al pin que lleva la señal de encendido hacia el amplificador.

prueba_conector

La foto de arriba la tomé cuando probé con mi multímetro que la corriente por el cable de encendido del amplificador fuera baja (de lo contrario algo se estaría quemando :-S) y marca también los pines que se deben conectar entre sí para que el amplificador se encienda al encender la radio.

arreglo

Finalmente, mi solución fue poner un pequeño cablecito en el conector que se enchufa al que mencionaba antes, es decir, el que va a la radio. La foto de arriba muestra claramente como quedó…

Y voilà!! Funcionó el subwoofer y me di cuenta de que en realidad la radio debería sonar muuuucho mejor de lo que estaba acostumbrado… Todo fácil y barato, sólo me costó unas horas y un trocito de cable.

Acerca del Toyota Zelas

Antes de comprar el auto, investigué bastante pero había algunas cosas que nunca pude averiguar a ciencia cierta hasta que lo tuve. Así que quiero aprovechar de compartir algunos detalles por si le sirve a algún futuro comprador.

Lo mejor es partir leyendo este completísimo artículo de Bólido acerca del auto.

Respecto a la economía de combustible: Es muy variable y depende de cómo se maneje, yo tengo la versión automática y me da la sensación de que está muy bien pensada la transmisión para dejar contento a todo el mundo así que puede ser bastante “económica” incluso así (siempre pensando que un motor de 2.5L jamás será realmente económico). El auto tiene un display que muestra el consumo en litros cada 100km así que no es directa la lectura, de todos modos es bastante útil. En autopista, a velocidad de crucero de 120km/h puede alcanzar los 7,8 L/100km (12,8 km/l) e incluso menos. En viaje 3/4 autopista 1/4 ciudad (el viaje a mi trabajo que son 18km) he obtenido promedios de 8,6L/100km (11,6 km/l) al cabo de unos tres días. En conducción normal y realista en ciudad (normal, no alocadamente) me da unos 9,3 L/100km (10,75km/l). Finalmente, metido en los tacos de Providencia y lugares así, me ha llegado a 9,9L/100km (10,1 km/l). Es curioso pero nunca me ha subido de 10L/100km el marcador una vez que se estabiliza… Es importante tener en cuenta que el computador del auto lo que da es un promedio que se puede resetear, por lo tanto, cuando recién se resetea aparecen números erráticos al principio que sí pueden ser mayores (y mucho mayores) que 10L/100km, pero con el andar se va estabilizando en las cifras que acabo de dar… Nótese también que soy un conductor más bien calmado, uso la potencia del auto para sacarme de problemas o ponerme al frente del grupo después de un semáforo si debo cambiarme de pista, pero no estoy constantemente intentando adelantar a todo el mundo.

Respecto a la transmisión automática: No había manejado vehículos automáticos antes de este, sin embargo, igual siento que es bastante buena respecto a lo que uno se podría imaginar. El acelerador no es otra cosa que un sensor así que el computador del auto toma las decisiones, pero las toma bastante bien a mi juicio. Dependiendo de la presión en el acelerador, cambia el régimen del motor en el que pasa a la siguiente marcha y bastante, si uno acelera muy suavemente puede andar con el motor siempre a menos de 2000 rpm, pero si quiero arrancar rápido, basta con pisar fuerte y rápidamente llega a las 5000 rpm. Lo que sí, si uno anda tranquilo y de repente quiere adelantar, le toma un par de segundos (literalmente) al computador responder a la presión del acelerador, para eso el ideal es apretar el paddle shift de la izquierda que baja un cambio y lo deja en modo secuencial sin tener que tocar la palanca de cambios. En definitiva, manejar en automático termina siendo bastante más atractivo de lo que uno pudiera pensar ya que responde razonablemente al estilo deportivo del auto.

Respecto al espacio para carga: En las fotos se ve bastante amplio y lo es, pero no tanto como parece. Detrás de los asientos traseros no caben tantas cosas como uno pudiera pensar, la rueda de repuesto ocupa bastante espacio y deja poco espacio vertical, el cual se termina en la cubierta que trae para ocultar las cosas. En las fotos no se aprecia esa dimensión porque para ver la maletera hay que abrirla y no se ve la puerta. Por otro lado, los asientos abatibles son la solución, dan un montón de espacio útil aunque no hay que olvidar que el techo del auto es un poquito bajo así que tampoco es que se convierta en una “camioneta con techo”.

En fin, cualquier consulta o comentario, queda abierto este espacio.

Saludos!