Acerca de una modalidad editorial espuria

1 mayo 2012 at 23:21

El siguiente texto es un análisis profundo a la polémica modalidad editorial propuesta por la Editorial Académica Española (EAE). El documento fue elaborado por el Profesor Luis Carlos Silva Ayçaguer, Doctor en Ciencias Matemáticas (Universidad de Carlos, Praga) , Doctor en Ciencias de la Salud (Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana) y Profesor de la Escuela Nacional de Salud Pública de Cuba.

Sin duda, la rigurosidad y claridad con que el Profesor Silva aborda el tema, disipa muchas de las dudas que surgen al respecto.
——————————————————————————————————————–

Acerca de una modalidad editorial espuria

Luis Carlos Silva Ayçaguer
Revista Cubana de Información en Ciencias de la Salud (ACIMED)
Vol 23, Nº1, 2012
——————————————————————————————————————–

Un mensaje recurrente

Estimado Profesor [….]:

Me comunico con Usted representando al grupo editorial internacional de textos científicos, “Editorial Académica Española”. Consultando la base de datos de [….], encontramos una referencia a su trabajo científico [….]. Nuestra editorial está interesada en publicar en forma gratuita su trabajo como libro especializado de alta calidad y distribuirlo, en todo el mundo, a través de las librerías más importantes y reconocidas. Por ello me complacería saber si tiene interés en realizar dicha publicación. Agradeceré que incluya en su respuesta la confirmación de esta dirección de correo electrónico como medio de comunicación o que agregue una alternativa a la cual pueda enviarle información adicional. Esperando su respuesta, me despido de Usted muy cordialmente.

Atentamente, [….]

Departamento de Adquisiciones

Así rezan los mensajes recibidos en el último año por miles de investigadores de diversos países, y de Cuba en particular. En los espacios entre corchetes figuran los datos específicos: nombres del destinatario, de la base de datos consultada, del trabajo al que se alude y de la persona que remite el mensaje.

Según se recoge en diversos blogs y foros de discusión, en países de habla inglesa, miles y miles de personas del mundo académico han recibido un mensaje virtualmente idéntico por parte de VDM Publishing, siglas por las que se conoce la casa editorial alemana fundada en 2002 por Wolfgang Philipp Müller [1]). En realidad, “Editorial Académica Española”  creada en 2011, es una de las 27 subsidiarias de VDM Publishing, con lo cual queda claro que se trata de una misma iniciativa operacionalizada según una repartición de tareas en dependencia del ámbito geográfico-lingüístico que corresponda.

La oferta se dirige preferentemente a autores de tesis doctorales, de maestría o de grado, con la promesa de convertir dichos documentos en libros a la usanza convencional. En su propio sitio Web (www.eae-publishing.com) aclaran que “nos especializamos en la publicación de tesis, disertaciones y proyectos de investigación”. Ocasionalmente, sin embargo, se ofrece la incorporación de un manuscrito ya publicado en alguna revista dentro de un libro donde dicho artículo compartiría espacio con otros trabajos similares. Pero la modalidad específica de la oferta para la elaboración de un libro es en buena medida irrelevante, ya que la estructura conceptual y operativa del proceso es la misma.

¿En qué consiste la propuesta?

Identificada una tesis concreta, se le ofrece al autor convertirla en un libro sin costo alguno para él. Una vez que éste sube el material en formato pdf o Word, en el cual no puede mencionarse la Universidad o Instituto de procedencia del autor, la empresa decide si lo publica o no. Si decide hacerlo, la casa editorial retiene a partir de entonces los derechos de autor,  fija unilateralmente un precio y lo coloca en el circuito comercial (a través de instrumentos virtuales de venta tales como amazon.com o bookbutler.de, o bien por conducto de morebooks.es, la librería online de la cual VDM es propietaria) mediante el procedimiento conocido como “impresión bajo demanda” (Print-To-Order en inglés). Esto significa que los libros estarían en stock permanente y, cuando alguien solicite uno o más ejemplares, proceden a imprimir en papel las correspondientes copias y a enviarlas previo pago del solicitante. Si las ventas superan los 65 dólares dentro de un mismo mes, el autor recibirá el 12% de los ingresos que haya tenido la editorial. En caso contrario, no recibirá dinero líquido alguno.

Es decir, el susodicho libro se produciría realmente si el autor accede y si la empresa atisba que pudiera tener algunos compradores, aunque fuesen muy pocos. Si las ventas superan cierto monto, el autor efectivamente recibirá algún dinero por ello y, en cualquier caso, recibirá gratuitamente un ejemplar de la obra. La adquisición de más ejemplares por parte del autor supondría para éste el desembolso de una cantidad que oscila entre el 90% y el 60% del precio fijado para el libro, en dependencia del número de ejemplares que decida comprar. En ese sentido es una oferta en principio atractiva. Además, el consenso entre quienes debaten el tema en Internet es claro: no se trata exactamente de un timo ni de una maniobra ilegal.

Es, sin embargo, una estafa ética y científica.

Las interioridades de un modelo empresarial espurio

Arguyendo sibilinas consideraciones, se establecen algunas reglas altamente ventajosas para la editorial, la cual camufla su verdadero significado y anuncia presuntas ventajas para el autor que ocultan en realidad un inescrupuloso afán de aprovechar  su posible candidez. Veamos.

  1. Identifican a la presa mediante simples búsquedas en repositorios institucionales. Sin evaluar las posible virtudes del texto, se ofrecen para convertir en “libros especializados de alta calidad, todas las monografías, escritos científicos, tesinas, tesis de maestría, doctorales y posdoctorales, e incluso disertaciones y notas de conferencia, con una imagen de portada individual, como así también con sus correspondientes ISBN y código de barras” [2].  El mecanismo establecido no corrobora en absoluto la “alta calidad” que proclaman. Parten de que al autor le cautivará la idea de que así estén conceptuando su trabajo. Afirman textualmente que “identificamos aquellos [trabajos] que, debido a su calidad, actualidad y relevancia práctica, son adecuados para su publicación”. Esto es simplemente falso. Numerosos testimonios revelan que en el momento de proponer la publicación a un profesional, ellos no tienen información alguna fuera del título del trabajo, el nombre del autor y la institución en la que labora o laboraba cuando lo realizó.
  2. La empresa no hace ningún trabajo científico: ni revisión crítica, ni examen técnico, ni trabajo alguno de edición. Simplemente, si aparecen compradores, reproduce el material sin costo alguno para ella, agregando solamente una portada y una contraportada donde figura un resumen del libro y una nota curricular del autor.  Textualmente comunican que no modifican las obras debido a que “los manuscritos que aceptamos son de un alto nivel”. Tampoco realizan ningún tipo de corrección de textos, pues hacerlo, dicen, “no sería financiable.”
  3. Podría pensarse que, aunque sea, pondrían un diseñador para la portada y la contraportada (que es lo único que añaden). Craso error creerlo. Disfrazando la tarea como algo que puede realizarse con grados de libertad que otros no ofrecen, en realidad se las arreglan para que esta importante tarea especializada la realice el propio autor a través de un programa informático (a eso le llaman “participación” del autor en el diseño de la portada). Juzgue el lector lo que textualmente comunican: “Mientras que la mayoría de las editoriales impiden a los autores colaborar en el diseño de la tapa, EAE le permite al autor participar en esta importante decisión. Así, pueden crear su propia tapa siguiendo unos simples pasos en EAE Online y considerando unas sencillas especificaciones de diseño….que después nosotros revisaremos y aprobaremos”. En otro punto son aun más claros: “lo que hace EAE en el proceso de diseño de la tapa, es verificar que su título no entre en conflicto con ningún otro trabajo publicado y asegurarse de que la imagen de la portada (que ha de elegirse de la base de datos de imágenes de la empresa) se relacionen con el contenido del libro”. Una visita al catálogo de EAE (https://www.eae-publishing.com/catalog/) permite comprobar de inmediato que el diseño de la portada de sus libros sigue siempre el mismo esquema, plano y anodino, en el que solo cambia la imagen seleccionada por el autor.
  4. En cuanto al texto de la contraportada, tampoco está a cargo de lo que ellos llaman “el editor asignado” por la empresa para la producción del libro. “La contraportada incluye una descripción del contenido escrita por usted mismo” informan, a la vez que en otro punto prohíben que el susodicho “editor asignado” pueda ser mencionado en el material. Según testimonios recogidos en diferentes foros de Internet, los funcionarios del presunto “Departamento de Adquisiciones” que firman las cartas y figuran como editores asignados serían cientos, pues cada persona que ha recibido tales solicitudes da cuenta de que su carta está firmada con un nombre diferente.  De tales editores no se sabe nada y, en cualquier caso, nunca figuran en Google ni en ninguna parte como profesionales formados para esas funciones, lo cual ha hecho pensar sensatamente a no pocos destinatarios de las cartas que los firmantes prestan su nombre para dar una imagen empresarial falsa, y hasta que no son personas reales.
  5. Como si ello fuera muy atractivo, informan que “a cada libro publicado se le asigna un código único de ISBN, lo cual le permite estar disponible en todo el mundo”. Muchos colegas ignoran que el valor añadido que supone la obtención por parte de la empresa de un ISBN (International Standard Book Number) para un material, asciende a cero. La asignación de tal código la consigue cualquier editor (o individuo que se declare como tal) mediante un simple trámite burocrático libre de costo ante la agencia correspondiente de su país, el cual demora entre 2 y 10 días y que en muchos países se realiza ya por Internet.

¿Por qué estaríamos ante una estafa ética y científica?

Como puede verse, la susodicha editorial no realiza ningún trabajo editorial. Ni siquiera se confeccionan pruebas de galera o proofreadings. Todo lo hace el autor: escribir el texto, garantizar su calidad y producir la edición. Tampoco corre ningún riesgo. Si no se vendiera ningún ejemplar, no pierde absolutamente nada, ni siquiera tiempo, salvo el único ejemplar que envían al desolado autor (que no es más que la impresión de lo que éste les ha enviado a la que se ha adosado una carátula diseñada por el propio autor). Si se vendiera en una pequeña medida, la empresa se queda con todas las ganancias, y si resultara exitoso y se vendiera en cantidades apreciables, ésta devengaría casi todos los réditos con la ventaja de que se ha apropiado de los derechos de autor.

En cualquier caso, quitando las confusiones que deliberadamente tratan de inducir, la gestión de EAE y su casa matriz VDM no parece una fechoría en el sentido clásico, ya que el autor decide soberanamente si le interesa la propuesta, a la vez que ellos no incumplen lo que prometen. ¿Por qué entonces es un modelo empresarial espurio y una estafa científica? A mi juicio, lo es por varias razones.

En primer lugar,  porque se trata de un sistema que compromete la integridad de la ciencia. La Editorial Académica Española, ni es en rigor una editorial (en el sentido de que no realiza lo que tal denominación sugiere), ni es en definitiva española, ni mucho menos es académica, ya que no puede calificarse así a un equipo de mercaderes que no siente el menor respeto por la ciencia ni por la Academia, a la cual visualizan como una mera oportunidad para mercar. Ese equipo se comporta de manera opaca (por ejemplo, al exigir que no se mencione en el texto el nombre del editor, como si de una logia masónica se tratara) y prescinde del peer review, única garantía (aunque sea parcial) de legitimidad científica.

En segundo lugar, porque pretende convertir en libro a un documento que no es tal. Típicamente, una tesis de licenciatura (incluso una doctoral) carece de la estructura, del estilo y de la lógica conceptual de un libro. Ni tiene esa función social. Tampoco ha estado sometida, como es lógico, a las exigencias de un libro científico (muchas veces, ni remotamente).  Siendo así, el esquema de VDM también degrada la condición de “libro científico”.

En tercer lugar, porque aspira –y probablemente consiga- vender a precios exagerados algunos ejemplares a clientes encandilados por el aparatoso nombre de la editorial y por la no menos rimbombante declaración de que producen libros especializados “de alta calidad”, como se anuncia en el propio mensaje con que se inicia la presente reflexión . Una muestra aleatoria de 56 libros tomados del catálogo de EAE arrojó que el precio promedio de uno de estos libros es de 70 dólares y el recorrido de los precios va de 37 (el más barato) a 127 dólares (el más caro), cifras bastante mayores que las correspondientes a las de verdaderas editoriales científicas, tales como Díaz de Santos o Doyma en España.

En cuarto lugar, porque especula con que para la carrera de profesionales noveles resultará altamente ventajoso tener “publicado un libro”. Esto es falso, ya que haber publicado un libro de esta forma generará más suspicacias que prestigio. Varios académicos expresan en los foros de discusión consultados que un material con ese origen produciría una merma en la estima que merece su autor [3]. Es algo parecido a lo que ocurre con los “portales basura” (tales como www.monografias.com  o www.ilustrados.com ): aunque tales sitios pueden ocasionalmente contener  materiales de algún interés, la aparición de un artículo con esa procedencia en un curriculum vitae despierta reticencia,  e incluso burla, en quienes lo valoran, aunque solo sea porque tal trabajo comparte espacio con verdaderas aberraciones intelectuales allí colocadas sin ningún tipo de filtro.

Y en quinto lugar, porque VDM Publishing tiene una sombría historia de parasitismo intelectual con fines de lucro. El periódico suizo Berner Zeitung ha descrito las prácticas de esta empresa como algo que genera decepción, ya que oculta que los libros que vende son disertaciones de grado que suelen ser trabajos mediocres, que a duras penas han sido aprobados en los tribunales de tesis correspondientes, por los cuales, además, cobra precios abusivos. Wikipedia (nacida y desarrollada en el espíritu del acceso libre a la información) ha denunciado a VDM Publishing (véase http://en.wikipedia.org/wiki/VDM_Publishing) por publicar en forma de libros y vender sin suficiente aclaración sobre la naturaleza pública y gratuita de sus contenidos, decenas de refritos conformados con materiales literalmente extraídos de dicha enciclopedia. La empresa se ha defendido con el bochornoso argumento de que los materiales de Wikipedia son de muy alta calidad y que ejerce el derecho que le confiere la naturaleza libremente utilizable de sus materiales.

VDM Verlag y EAE suscitan el rechazo de diversas instituciones de alto nivel como, por poner dos ejemplos, la Universidad Simón Bolívar de Venezuela (véase http://usbnoticias.info/post/14362), que ha advertido oficialmente a sus alumnos y profesores que no avala las obras de dicha editorial por carecer del debido rigor académico, o la Colección de Textos para la Investigación de Alto Nivel  (Higher Education Research Data Collection-HERDC) de Australia, que tiene vedada la incorporación de títulos de ese origen por la misma razón.

Comentario final

Aunque en nuestro país, en especial es el caso de INFOMED desde su misma fundación,  se apuesta por desarrollar y explotar el movimiento de acceso abierto a la información, reconocemos la legítima existencia de diversas formas de  comercialización de contenidos científicos. Sin embargo, no todas sus modalidades son igualmente válidas, ni desde el punto de vista ético ni desde la perspectiva científica. Los profesionales deben sopesar con conocimiento de causa sus decisiones en esta materia. El propósito de la presente reflexión, abierta a debate, es precisamente contribuir a la comprensión de los peligros a que nos enfrentamos si nos conducimos de manera ingenua o irreflexiva ante propuestas como las que nos ha ocupado en este caso, que no es la primera ni será la última.


[1] Las iniciales VDM corresponden a Verlang Dr. Müller, aludiendo a su fundador y a la Empresa Verlag.

[2] Tanto este texto entrecomillado como algunos otros que figuran más adelante han sido tomados de la publicidad que envía EAE a los académicos.

[3] Por ejemplo, uno de ellos dice textualmente “I can’t say I have much respect for people who feel their research gains legitimacy because they put a hard cover on it and charge US$100”

100% Natural

28 enero 2012 at 20:52

Compre Neurotox, es la solución a sus problemas, pues con la potente neurotoxina directamente extraída de la Cobra de Asia, usted dejará inmediatamente sus males atrás, pues su efecto relajante muscular es prácticamente inmediato y definitivo con este producto 100% natural.

¿Parece una locura no? comprar un envase con el veneno de la cobra que le llevaría a la muerte de manera casi inmediata si no encuentra atención médica y el antídoto a tiempo. Este veneno es 100% natural, así como muchos otros químicos que se extraen de la naturaleza. Entonces, ¿por qué la gente cree que 100% natural significa “bueno para la salud e inofensivo”?

Esto pensando en el timo en el que están cayendo muchos al comprar remedios de todo tipo, que se dicen 100% naturales y que, aunque lo fueran, pueden ser tremendamente perjudiciales para la salud. Después de todo, el tabaco también es natural y vaya que ha matado gente.

Ya sean adelgazantes, vitaminas, pastillas para crecer o achicarse, lo que sea, siempre hay que tener cuidado a lo que uno expone su cuerpo y creer en la etiqueta de que algo es “natural” es al menos iluso.

¿Pero cómo se atreven a exponer a la gente a estas cosas? bueno, creo que esa no es la pregunta correcta, pues la responsabilidad es de cada uno, está demostrado con creces de que algunos seres humanos no tienen escrúpulo alguno a la hora de encontrar una manera de ganar dinero, si no me creen pregúntenle a los dueños de las farmacias que se coluden o a los narcotraficantes. En ese ambiente no podemos sentarnos a esperar que llegue superman a cuidarnos (o el estado), la responsabilidad es nuestra y para generar un mercado se necesita tanto de vendedores como de compradores.

En definitiva, si usted tiene dos dedos de frente y cree entender lo que significa autocuidado, jamás compre medicamentos o remedios de ningún tipo en el comercio informal, ya sea por internet o en ferias. No importa que se vea lo más “natural” del mundo, pues lo natural también puede ser mortal.

Se baten las claras de huevo a punto de nieve…

20 noviembre 2011 at 21:50

El merengue es un delicioso postre, un pequeño pastel o pastelito de forma aovada o ahuevada, que se hace batiendo las claras de huevo a punto de nieve… Un momento, ¿Qué significa a “punto de nieve”?

Gracias a un excelente artículo que cito más abajo y la cooperación de un gran amigo que me pasó el enlace, por fin lo comprendí.

Punto de nieve

Cuando era pequeño me llamaba poderosamente la atención cómo a partir de una simple clara de huevo, una especie de líquido transparente-amarillento de apariencia viscosa, se puede conseguir algo que a mi me parecía sacado de un cuento de fantasía: una majestuosa especie de nube de color blanco inmaculado. Para rematar mis delirios fantásticos, resulta que eso recibía el nombre de “punto de nieve”… Hoy en día conozco el proceso que hace que esto sea posible, pero no por ello deja de parecerme, cuanto menos, curioso. ¿Quieres conocerlo tú también?
Como siempre, para comprender mejor la respuesta a la pregunta que encabeza este post es necesario saber antes algunas cosas.
El huevo
Como sabes, un huevo está formado por una cáscara en el interior de la cual hay una yema, compuesta principalmente por lípidos, vitaminas y minerales, que constituye el óvulo que hace posible la reproducción del animal que lo produce. Quizá pienses (o quizá no) que en el interior de un huevo la yema reposa sobre el fondo, pero no es así. La yema está suspendida en el centro del huevo, rodeada por la clara. La clara está formada principalmente por agua y proteínas, y tiene principalmente dos funciones. La primera de ellas es la de proteger la yema, constituyendo una barrera física, y también una barrera química, ya que su elevado pH dificulta el paso de microorganismos (por cierto, es uno de los pocos alimentos con pH básico). La segunda función es la de aportar nutrientes para el crecimiento del embrión.
Se podría decir que esto es pop art biológico (Fuente)
Composición de la clara de huevo
La clara representa aproximadamente un 60% del peso del huevo y, como acabamos de mencionar, está compuesta principalmente por agua y por una serie de proteínas, entre las que se encuentran: ovoalbúmina, ovotransferrina (o conalbúmina), ovomucoide, ovoglobulina G2, ovoglobulina G3, ovomucina, lisozima, ovoinhibidor, ovoglicoproteína, flavoproteína, ovomacroglobulina, avidina, cistatina…y así hasta cuarenta compuestos. Este conjuto de proteínas constituye lo que se suele denominar “la proteína del huevo”. Como puedes imaginar dada su composición, la proteína del huevo es muy completa y tiene un elevado valor biológico, hasta el punto que es considarada por la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) como la proteína de referencia.
Por si no lo sabías, esto es un huevo (Fuente)
Punto de nieve

En definitiva, la clara del huevo está formada por una mezcla de agua y proteínas. Cuando batimos una clara hasta alcanzar el punto de nieve, lo que estamos haciendo es incorporar aire a esa mezcla. Pero, ¿por qué el aire queda retenido y no se escapa? Esto es posible gracias a algunas de las proteínas que hemos mencionado anteriormente, principalmente ovotransferrina y ovomucina. Estas proteínas son compuestos tensioactivos, con una parte hidrófoba (que rechaza el agua) y otra parte hidrófila (que atrae el agua), lo que quiere decir que son capaces de unirse a la vez al aire y al agua. Es decir, estas proteínas se sitúan entre el aire y el agua (zona que se llama interfase), rodeando el aire y haciendo posible su dispersión en el agua de la clara. Es algo similar a lo que ocurre en la leche con la grasa y el agua, como ya vimos aquí.

Esto es lo que sucede entre las proteínas, el agua y el aire (Fuente)

Cuando comenzamos a batir, las burbujas de aire que se incorporan a la clara son grandes, pero a medida que continuamos batiendo su tamaño disminuye. Esto aumenta la estabilidad de nuestra mezcla de aire y agua, ya que conseguimos que las fuerzas de tensión superficial, que son las que mantienen las proteínas entre el aire y el agua, sean mayores que la fuerza de la gravedad, que es la que hace que el agua tenga tendencia a ir hacia el fondo del recipiente. Esta es la razón por la cual una clara batida es más estable que otra menos batida.

Un poco de nieve de gallina (Fuente)

La estabilidad de esta espuma se ve reforzada por otro fenómeno. Algo que también sucede cuando comenzamos a batir es que las proteínas que hemos mencionado se desnaturalizan por el efecto de la agitación, es decir, pierden su estructura original. Imagina un matasuegras enrollado. Esa es la estructura original de una proteína globular como las que hay en la clara de huevo. Cuando batimos, lo que hacemos es “soplar el matasuegras”, es decir, la estructura de la proteína se desenrolla porque rompemos los enlaces que hacían esto posible. Ahora tenemos proteínas con forma alargada y con átomos capaces de unirse a otros átomos que estén libres como ellos. Así, unas proteínas se unen con otras formando una red o matriz. Esta matriz es una estructura tridimensional (imagina una esponja) que dan rigidez a la interfase aire-agua, es decir, que hace que la espuma sea más estable.

Debes tener en cuenta…
Hay dos errores que suele cometer un cocinero inexperto:

  • el primero de ellos es batir en exceso. Como sabrás, se considera que el punto de nieve adecuado se consigue cuando al dar la vuelta al recipiente la espuma no se cae. Si una vez llegados a este punto continuamos batiendo, conseguiremos un efecto contrario al deseado: acabar con la estabilidad de nuestra maravillosa espuma. Para esto hay dos explicaciones. Si batimos en exceso, es decir, si continuamos batiendo la espuma una vez que se han formado los enlaces necesarios para la unión del aire y el agua, lo que provocamos es que las proteínas continúen formando enlaces entre sí. Así, llega un momento en el que las burbujas de aire no tendrán espacio físico para permanecer dispersas y serán expulsadas hacia el exterior de la espuma. Otra explicación a lo que sucede es que el exceso de batido provoca una disociación de las proteínas, lo que hace que la espuma no sea uniforme.
  • el segundo error frecuente a la hora de montar claras a punto de nieve suele deberse a la presencia de parte de la yema del huevo. La yema contiene compuestos tensioactivos (algunos lípidos) que se unen a las proteínas de las claras e impiden que éstas formen una red, haciendo que la interfase aire-agua sea más débil. Concretamente lo que sucede es que las grasas de las yemas se unen a las partes hidrófobas (recuerda que repelen el agua) de las proteínas de las claras, reduciendo así su disponibilidad para unirse al aire. Este riesgo se corre en presencia de cualquier otra grasa. Es por eso que se recomienda que el recipiente en el que batimos no sea de plástico (podría tener restos de grasa, ya que es muy difícil de eliminar de este tipo de recipientes). Si añadimos las yemas una vez que se ha formado la espuma, no hay peligro de echar a perder su estructura, ya que las proteínas ya están ocupadas y no se unirán a los lípidos de las yemas. Truco: esto es lo que hace mucha gente cuando cocina tortilla de patata, así queda mucho más jugosa.

Algunos trucos

Algunas personas añaden algún ácido, como zumo de limón o vinagre, para facilitar el montado de las claras. Eso se debe a que los ácidos favorecen la desnaturalización de las proteínas ya que los iones hidrógeno que aportan los ácidos rompen los enlaces que mantienen plegadas las proteínas (recuerda el ejemplo del matasuegras). Además, los iones hidrógeno evitan en cierta medida la repulsión entre las proteínas, favoreciendo así la formación de una estructura estable. Esto último es lo que se consigue también cuando se añade sal, otro truco que emplea mucha gente a la hora de montar las claras.

 

Suflé

Como sabes, para cocinar un suflé, introducimos las claras a punto de nieve en el horno. Supongo que habrás oído muchas veces que no se debe abrir la puerta del horno mientras dure el proceso, ya que el suflé “se baja”. Mientras el horno está caliente la estructura se mantiene: las burbujas de aire del interior y el aire del horno están a la misma temperatura. Llega un momento en el que las proteínas coagulan por efecto del calor, manteniendo la estructura estable aunque el producto se enfríe. Pero debes tener en cuenta que si abrimos la puerta del horno antes de que las proteínas coagulen, la temperatura desciende bruscamente y las burbujas de aire se contraen, lo que provoca que la estructura se desinfle.
Esto de extraña apariencia es un suflé. (Fuente)
¿Por qué ese color blanco? 
Si teníamos un líquido viscoso de color amarillo-transparente, ¿por qué ahora tenemos una espuma de color blanco? La apariencia de la clara del huevo antes de batirla se debe al efecto Tyndall (puedes saber más cosas sobre eso aquí). Cuando batimos, la estructura de las proteínas cambia y se forma una estructura diferente. Esto hace que la dispersión de la luz que llega hasta ellas también se diferente, lo que hace que apreciemos ese color blanco.

Fuente: gominolas de petróleo

¿Oportunidad o fraude académico muy bien elaborado?

11 junio 2011 at 19:44

Actualización: Mi opinión final al respecto de la Editorial Académica Española o Lambert Academic Publishing:

Se trata de una editorial de poca monta, sin absolutamente ningún prestigio, que busca aprovechar la falta de experiencia en propiedad intelectual de personas que hayan generado contenido para ganar algo de dinero con eso. Piden eliminar referencias a la universidad para evitar cualquier tipo de vínculo que les obligue a pagar algo a ésta si el libro se vende. Sus revisiones son poco prolijas y son capaces de aceptar casi cualquier cosa. Sin hacer ningún juicio de valor sobre la calidad de los trabajos que buscan, muchos de ellos están lejos de pretender ser publicados como libros ya que han solicitado presentaciones, conferencias, etc. y claramente no son adecuados para el formato.

Puede que sea todo legal, puede que no roben absolutamente nada, puede que paguen, pero aún así creo que no se gana absolutamente nada con ellos, ni siquiera algo para agregar al Curriculum Vitae porque la editorial no tiene prestigio y, de hecho, si se busca en internet se llega a publicaciones como esta. De hecho se pierde, se pierde el derecho a publicar nuestro contenido libremente.

En resumen, creo que no tiene sentido alguno ceder los derechos de publicación de nuestra propiedad intelectual a esta gente, no ganamos absolutamente nada.


Actualización: Ale nos comenta la respuesta que le enviaron de esta editorial y entre otras cosas dice:

Por favor considere que un autor de EAE retiene el derecho de remitir una gran parte de su trabajo (hasta el 80 por ciento) para su publicación en revistas dirigidas a académicos sin el permiso del Editor.

Es decir, el autor no puede enviar su trabajo a nadie sin autorización de EAE, excepto a académicos y sólo un 80% de éste.

Ya comienzan a aparecer las primeras cosas dudosas de esto, que aún sigue pareciendo legítimo pero no necesariamente conveniente.


El día de ayer, recibí un curioso correo electrónico de la “Editorial Académica Española” supuestamente manifestando su interés en publicar mi trabajo de título en formato impreso. El texto completo es el siguiente:

Estimado $NOMBRE:

Me dirijo a Usted en representación del grupo editorial internacional de textos científicos, Editorial Académica Española.

Consultando la base de datos de la Biblioteca de Universidad de Chile, encontramos una referencia a su trabajo científico sobre “$TITULO_MEMORIA”.

Nuestra editorial está interesada en colocar su trabajo a disposición de un público más extenso. Por consiguiente, me comunico con Usted para conocer su interés en publicar su trabajo científico en forma de libro impreso.

Agradeceré que incluya en su respuesta una dirección de correo electrónico mediante la cual pueda enviarle información adicional en un archivo adjunto.

Esperando su respuesta, me despido de Usted muy cordialmente.
Atentamente,
Soledad Priasco

Departamento de Adquisiciones

Editorial Académica Española es una marca comercial de:
LAP LAMBERT Academic Publishing GmbH & Co. KG

Dudweiler Landstr. 99
D – 66123 Saarbrücken
Teléfono: 068137208364 – *0*
Fax: 068137208364 – *9*
Email:m.priasco(at)eae-publishing.com
Web: www.eae-publishing.com

Registro de corte/número: Handelsregister Amtsgericht Saarbrücken HRA 10752
Número de identificación (Verkehrsnummer): 12917
Socio con responsabilidad ilimitada/Persönlich haftende Gesellschafterin: VDM Management GmbH
Registro de corte/número: Handelsregister Amtsgericht Saarbrücken HRB 18918
Los directores generales/Geschäftsführer: Dr. Wolfgang Philipp Müller, Christoph Schulligen, Esther von Krosigk

El día anterior, un compañero de trabajo me había comentado que había recibido este correo, así que cuando vi que me llegaba a mí también lo primero que pensé fue en un fraude y por varias razones bien importantes.

La primera es que lo que escribí, si bien es un trabajo académico y me atrevo a decir que de calidad, no tiene ni pretende tener la rigurosidad y profundidad de un texto científico como para ser publicado y sobretodo vendido de manera impresa. Así que el interés me parece infundado.

La segunda razón es que la estructura de correo sugiere un bot que revisa el sitio Cybertesis, donde está disponible mi trabajo y también el trabajo de mi compañero.

Es muy “llamativo”, por llamarlo de alguna manera, que esta organización no haga una revisión de los trabajos antes de solicitar su publicación. De hecho el trabajo de mi compañero no fue revisado más allá del título, esto porque está sujeto a una cláusula de confidencialidad para proteger la propiedad industrial de la empresa a la cual sirvió su investigación y no está disponible en versión PDF como el mío.

Ya con una gran sospecha de estafa me puse a investigar. El primer dato es que la famosa “Editorial Académica Española” es parte de la “Lambert Academic Publishing”, una subsidiaria de “VDM Publishing” y todas las páginas apuntan a IPs que geográficamente están cerca de Kassel, Alemania.

Esto me permitió realizar búsquedas en inglés que me dieron mejores resultados. Existen muchos artículos en blogs, como éste, en que se pone en duda a esta organización ya que el mecanismo de acción sería el siguiente:

  • Contactan al autor de un texto académico para solicitar autorización para su publicación.
  • Solicitan información de la cuenta bancaria del autor para supuestamente depositar sus comisiones por venta.
  • Envían una copia impresa gratuita al autor, quien no debe pagar nada en ningún momento.
  • Ponen la obra a disposición en Amazon.com para ser impresa según se solicite.

Evidentemente que cuando se habla de la cuenta bancaria a uno ya se le paran los pelos y todas las alarmas suenan. Hasta acá son promesas muy sospechosas de fraude, posible usurpación de identidad, etc.

La rigurosidad de esta gente es nula, están buscando trabajos que podrían ser de un pésimo nivel ya que ni siquiera leen un resumen del contenido antes de enviar su correo, lo cual los desprestigiaría terriblemente, sobretodo porque explícitamente avalan esta filosofía de no revisión, como figura en sus preguntas frecuentes:

¿Mi manuscrito llega a ser editado por EAE?

Ya que los manuscritos que aceptamos son ya de un alto nivel, nosotros tendemos a no modificar las obras. Corrección de pruebas no se realiza, ya que no sería financiable.

Todo esto es sumamente sospechoso, sin embargo, no hay testimonios en Internet sobre fraudes asociados a esta organización, sino muchas sospechas y, sorprendentemente, varios testimonios de gente que ha aceptado y efectivamente han recibido sus copias. De hecho, la “Lambert Academic Publishing” tiene bastantes libros disponibles en Amazon.co.uk. Adicionalmente, la gente recomienda abrir una cuenta nueva y así se evita cualquier posibilidad de robo de dinero. Tampoco el autor estaría obligado a ceder sus derechos sobre la obra.

En conclusión, la organización parece legal aunque utilizan métodos muy dudosos, tanto que a pesar de su aparente legitimidad, la sospecha de alguna segunda intención no se desvanece, esto por su falta de rigurosidad y por ofrecer demasiado a cambio de nada. Supuestamente ellos se financian con las ventas, pero seamos claros: ¿Cuántas personas en el mundo están dispuestas a comprar un libro impreso que es un Trabajo de Título sobre un tema tremendamente específico y sin garantía de calidad? Yo creo que ninguna, sobretodo para quienes tenemos nuestro trabajo disponible gratuitamente a través de Internet.

De todas maneras todo esto son conjeturas, yo particularmente no contestaré aunque no tengo ninguna prueba de que sean estafadores.

HidroAysén: Charla técnica del Prof. Rodrigo Palma

20 mayo 2011 at 22:17

El día viernes 13 de mayo asistimos a una charla técnica sobre HidroAysén dirigida por el Profesor Rodrigo Palma, en el Departamento de Ingeniería Eléctrica de la Universidad de Chile, organizada por el Centro de Estudiantes de Ingeniería Eléctrica. En la charla, el Profesor explica en profundidad su postura y se discute en conjunto con los estudiantes, una serie de temas relacionados con la misma, desde un punto de vista neutro, muy respetuoso de las sensibilidades que el tema provoca, proponiendo soluciones que nos permitan convertir nuestro problema energético en una oportunidad para el desarrollo tecnológico del país de manera sustentable.

En un tema que ha estado lleno de discusiones estériles, con posturas radicalizadas y sin sustento en ninguno de sus extremos, la mirada sistemática que aporta esta charla es de extrema utilidad para comprender las dificultades que se presentan al evaluar un proyecto de esta naturaleza, poniendo en orden los temas de principios, medioambientales y de procedimientos institucionales que han sido cuestionados y defendidos por uno y otro sector.

Si bien esta charla está dirigida a estudiantes de Ingeniería Eléctrica, creo que es un excelente aporte para quienes no se conforman con lo que les dicen y quieren saber de qué se trata en realidad esto desde el contexto eléctrico y qué se puede hacer para enfrentar la situación.

Lo más destacado de esta charla es la propuesta para convertir a Chile en un país que se haga cargo del tema energético potenciando la innovación tecnológica, utilizando los excelentes profesionales que tenemos para generar soluciones ambientalmente sustentables, sin necesidad de políticas estatales agresivas, las cuales no podemos aplicar sin un costo social demasiado elevado (al desviar recursos de temas sociales hacia los medioambientales) ni enormes proyectos ambientalmente controversiales.

Finalmente, quiero agregar que si usted no cree que en Chile tenemos la capacidad técnica de innovar tecnológicamente, está profundamente equivocado. Tenemos el capital humano y los conocimientos, sólo nos faltan políticas adecuadas, tanto estatales como privadas, para lograr grandes cosas. Y aún así Chile genera tecnología de altísimo nivel, pero como se aplican a industrias específicas como la minería, la gente no se entera.

Sin aburrir más, dejo el video que grabé, con la colaboración de un amigo, de dicha charla.