¿Por qué la gente inteligente cree/dice/hace cosas irracionales?

29 noviembre 2010 at 21:56

¿Cómo puede alguien tan inteligente hacer algo tan tonto? Todos nos hemos hecho esta pregunta en alguna ocasión al ver a algún amigo o pariente, por lo demás perfectamente inteligente, hacer alguna estupidez.

La gente compra caro y vende barato. Creen en el horóscopo. Asumen que “eso”, sea lo que sea, nunca les puede ocurrir a ellos. Lo apuestan todo al negro por que ahora “toca” negro. Piensan que un número concreto de la lotería es trascendente, porque lo relacionan con algo importante o conocido para ellos y que, por esto mismo, es más probable que toque. Se toman una ración extra de tarta pero piden sacarina para el café. Hablan por teléfono o encienden un cigarrillo mientras conducen. Después de perder un buen montón de dinero, siguen metiendo más en lo mismo porque ya llevan mucho “invertido”. Asumen que una burbuja financiera o inmobiliaria no estallará nunca. Vuelve a votar al mismo incompetente que está llevando al país a la ruina. Etcétera.

Estrés post-terremoto: Cómo manejarlo?

11 marzo 2010 at 0:23

Como todos sabemos, el pasado 27 de Febrero Chile sufrió un enorme terremoto y posterior tsunami que afectaron a la zona más poblada del país. Además de las víctimas fatales, la destrucción en muchos lugares, los cambios en el terreno, el caos social y todo lo que vemos en las noticias, somos millones los que vivimos aquel suceso de una forma u otra.

Afortunadamente casi todos estamos con vida, muchos no sufrimos daños en nuestros hogares ni necesitamos ser apoyados por un plan de emergencia. Sin embargo, todos compartimos el estrés post traumático asociado, reacción natural del organismo y que se hace más difícil de sobrellevar producto de las incontables réplicas.

Lo primero a recalcar es que el estrés post traumático es una reacción normal, sólo si los síntomas persisten por más de un mes estamos frente a una posible enfermedad que debe ser tratada por especialistas, lo segundo es que cada persona reacciona de manera diferente y no necesariamente se expresará de la misma forma. Sin embargo, hay una serie de reacciones más o menos comunes como el miedo excesivo a los temblores, la hipersensibilidad a los mismos (esto es muy común, asustarse por cualquier ruido o movimiento, hasta asustarse por movimientos involuntarios del propio cuerpo que de otra forma pasarían desapercibidos), los problemas para dormir, el cansancio constante, evitar el lugar donde se vivió el terremoto a pesar de saber que es seguro, evitar el silencio, sentimiento de soledad, flashbacks o sentimiento de que el evento está sucediendo nuevamente, sentimiento de culpa (sobretodo si ha perdido un familiar) y pesadillas.

Además, los síntomas del estrés post traumático no necesariamente se presentan inmediatamente, podrían demorar semanas o meses, generalmente se presentan cuando la situación crítica de emergencia ha pasado, seguramente la gente más afectada aún está concentrada en la emergencia y no sufre de los síntomas.

Al respecto, los especialistas recomiendan varias cosas:

  • Tratar de volver lo más posible a la rutina, mantenerse ocupado, activo. Esto es más sencillo para quienes no hemos sufrido grandes problemas a causa del terremoto. De todas formas a todos nos ayuda trabajar, hacer algo, reducir los tiempos de ocio en que la hipersensibilidad se manifiesta intensamente.
  • Aceptar el apoyo de los demás, contar a otros cómo te sientes, desahogarte. A la gente le importa lo que tengas que decir, sobretodo a la familia y cercanos. No debes pensar que al contar lo que te pasa estás preocupando a los demás de forma innecesaria, para los demás escucharte será su forma de ayudar, se sentirán mejor de poder apoyarte y tú te sentirás mejor al desahogarte, recuerda que seguramente a ti también te tocará recibir el desahogo de otros.
  • Cuidar la alimentación y, en general, el cuerpo. Comer saludablemente, hacer algo de ejercicio, respetar los horarios ayuda.
  • Por favor limitar el tiempo que pasas viendo noticias. La televisión generalmente informa sólo las atrocidades, el drama, el dolor, la destrucción y eso nos hace mal. No se trata de esconderse de la realidad, sino que de no torturarse con la misma, todos sabemos lo que pasó, todos vimos la destrucción, no es necesario seguir viéndola todos los días a cada rato.
  • Buscar actividades recreativas y diversión ayuda mucho. La tragedia fue dura, pero tenemos que levantarnos, la energía y ánimo que nos dan las actividades recreativas y el buen humor son tremendamente poderosos. De nada sirve ser extremadamente grave y negar cualquier entretención o diversión, al contrario, sin ella nos desgastamos muy rápidamente. (Al respecto, una buena idea que apliqué fue poner dibujos animados, algo ligero, ya que no es de gran ayuda pasar de las noticias del terremoto a las predicciones apocalípticas de Nostradamus)

Respecto a las réplicas, todo indica que van decayendo con el tiempo, cada vez son más esporádicas, seguro nos despertarán más de una vez nuevamente, pero no debería haber un movimiento tan terrible como el del 27 de Febrero. Es inevitable asustarse con ellas, es molesto pero hay que tener paciencia, creo que lo mejor es concentrarse en que nada pasa, se mueve, sí, se mueve pero nada malo pasa salvo nuestro miedo que se despierta. Por otro lado, tenemos el recuerdo fresco, todos sabemos ya qué hacer, las construcciones están probadas (para bien o mal).

Relacionado con esto último otra cosa importante, el proceso tomará tiempo, las réplicas nos acompañarán por varias semanas así como los síntomas. No hay que desesperarse, no existe una solución inmediata, siguiendo las recomendaciones poco a poco deberíamos retomar la normalidad, en su justo tiempo, el adecuado para cada uno.

Finalmente, retomando aquello de desahogarnos y contar lo que sentimos, compartirlo, quizás para muchos sea más fácil hacerlo de forma anónima (a través de un seudónimo) así que me pareció una buena idea crear un espacio adicional para ello, uno más cómodo que los comentarios en este blog y que además servirá para socializar un poco, contribuir al esparcimiento que es otra de las recomendaciones.

Así que para quien quiera, he copiado esta publicación en el foro de TuOnda.cl:

http://www.tuonda.cl/foros/index.php?topic=1922.0

Siéntete libre de participar!

Saludos!

Inteligencia y Felicidad = Corazón Sano

21 febrero 2010 at 19:07

El día de ayer di con un artículo sobre un estudio realizado por el Consejo de Investigación Médico Británico, el cual halló una correlación entre el coeficiente intelectual y los índices de dolencias cardíacas. Según se informa, el coeficiente intelectual bajo se asocia a mayores probabilidades de contraer dolencias cardíacas, a tal punto que es uno de los indicadores más importantes, sólo superado por fumar. Es decir, los mayores factores de riesgo para contraer enfermedades cardíacas serían fumar y tener un bajo coeficiente intelectual.

Posteriormente se especulan explicaciones sobre la aparentemente sorprendente correlación. La Unidad de Ciencias de la Salud Pública de Galsgow, Escocia, afirma que el coeficiente intelectual menor podría influir debido a la postura de una persona hacia los comportamientos saludables. Se explica que personas con bajo CI ignoran o no comprenden los consejos respecto al riesgo de fumar o el beneficio de tener una dieta sana y hacer ejercicio, lo cual los haría más propensos a sufrir dolencias cardíacas.

A raiz de lo anterior, la Fundación Británica del Corazón recomienda un mejor etiquetado de los alimentos, un código de colores distinguible para las comidas con alto, medio y bajo riesgo, lo cual permitiría a los compradores de bajo coeficiente intelectual poseer información más accesible para obtener productos saludables.

Por otro lado, investigadores estadounidenses afirmaron que fomentar las emociones positivas ayuda a reducir los riesgos cardíacos. Karina Davidson, del Centro Médico de la Universidad de Columbia, señaló que se necesita con urgencia realizar ensayos clínicos rigurosos en esta área ya que si estos estudios respaldan sus descrubrimientos (que las emociones positivas reducen el riesgo de enfermedades cardíacas), los resultados serán increíblemente importantes para describir específicamente qué pueden hacer los médicos y/o pacientes para mejorar la salud.

Davidson y su equipo observaron durante 10 años a 1.739 hombres y mujeres que participaban en un amplio estudio de salud en Canadá. Allí enfermeras especializadas evaluaron el riesgo de enfermedad cardíaca de los participantes y midieron emociones negativas como depresión, hostilidad y ansiedad, así como emociones positivas como alegría, felicidad, emoción, entusiasmo y satisfacción, conocidas colectivamente como “afecto positivo”.

Los investigadores clasificaron el “afecto positivo” en cinco niveles que iban desde “ninguno” hasta “extremo” y encontraron que en cada nivel el riesgo de enfermedad cardíaca caía un 22 por ciento. (un comentario, supongo que 5 veces 22% no es el 110%, sino que por cada nivel baja en un 22% de la probabilidad del nivel anterior)

Davidson, quien lideró la investigación, dijo que sus descubrimientos sugirieron que sería posible ayudar a prevenir la enfermedad cardíaca incrementando las emociones positivas.

El equipo de Davidson dijo que una razón posible para la relación entre la felicidad y el riesgo cardíaco podría ser que las personas que están más felices tienden a tener períodos más largos de descanso o relajación y podrían recuperarse más rápidamente de eventos estresantes y no pasar mucho tiempo “reviviéndolos”.

Todo esto me recuerda aquellas afirmaciones sobre que la mente domina al cuerpo, que las enfermedades son producidas por nosotros mismos cuando nos cargamos de energías negativas. Ciertamente estos descubrimientos parecen encajar con una relación más profunda entre mente y cuerpo ya que la inteligencia y la felicidad son indicadores de salud mental y espiritual, que se reflejaría en efectos fisiológicos tal como lo afirman diversas creencias. Por eso es que me llama la atención la actitud de los investigadores, que utilizan su propio paradigma para explicar lo que no comprenden mediante especulaciones que poca rigurosidad tienen (paradógicamente) como el asociar coeficiente intelectual con conductas saludables. Quizás debieran comenzar a mirar hacia donde ellos mismos se han negado a mirar, quizás las respuestas son más sencillas de lo que parecen y no pretendo con esto decir que estas creencias estén 100% correctas, sino que de vez en cuando es bueno mirar un poco más allá del paradigma.

Fuentes: Inteligencia y enfermedad cardíaca, Felicidad y el Corazón.

La Sinestesia

29 enero 2008 at 22:22

Algunas personas tienen una rara condición llamada sinestesia, estas personas ven sonidos, huelen colores, saborean formas, etc.

Hay personas que tienen una extraña condición llamada sinestesia, la cual consiste en “la mezcla de los sentidos”, es decir, en que lo percibido por algún sentido se mezcle con otro generando sensaciones de estar escuchando olores, viendo sabores, oliendo formas, etc. La sinestesia viene de las palabras en griego syn, que significa junto y de aisthesis, que significa sensación.

Se estima que una de cada 2.000 personas es sinestésica, vive con un sentido empujando al otro. La sinestesia es una condición que puede ser bastante útil en el proceso de creación de alguna obra artística, de hecho varios artistas son reconocidos sinestésicos, digo que es bastante útil porque un sinestésico al poder imaginar luces y colores con los sonidos, puede componer una obra musical que para él “se ve bien”. El compositor ruso Alexander Scriabin, sinestésico, ideó un órgano que producía múltiples rayos de luz en su sinfonía “Prometeo, el Poema del Fuego”.