Los derechos de autor también son para los autores que no venden

9 enero 2010 at 23:19

Desde hace tiempo se ha librado una incansable batalla en contra de la piratería y a favor de los derechos de autor. Los gobiernos hacen grandes esfuerzos por evitar que violen los derechos de los autores de música, libros, software, etc. pero qué pasa con los autores que no exigen dinero a cambio?

Lamentablemente parece que lo que buscan nuestras autoridades no es proteger el legítimo derecho de los autores sobre sus obras, sino los intereses económicos de quienes venden, ya que ellos mismos violan sistemáticamente los derechos de gente que no pide nada a cambio salvo reconocimiento.

Basta ver las páginas de instituciones como el INDAP o la Comisión Chilena de Energía Nuclear para hacerse una idea de qué se trata, ambos sitios son en realidad Joomla!, sistema de gestión de contenidos de licencia GNU/GPL que permite su libre uso y modificación pero mencionando a los autores originales, no se puede presentar como trabajo propio y en ambas páginas del Gobierno de Chile no se hace mención a los autores originales.

Casos de copia descarada y de violación de las licencias de software libre hay por montones, como el de este artículo que explicita la copia descarada del código de un sitio X por parte de una prestigiosa universidad… Y si vamos a hablar de prestigiosas universidades, la Universidad de Chile no podía quedarse atrás y presenta también un Joomla! oculto en el sitio de la Facultad de Ciencias Químicas y Farmacéuticas.

Pero esta violación sistemática de los derechos de autor no se limita a instituciones públicas ni a Joomla!. Canal 13 ha puesto a nuestra disposición una innovadora plataforma de blogs para sus periodistas más emblemáticos, una excelente iniciativa pero omitieron el pequeño detalle de que están usando WordPress Mu y un diseño que tampoco les pertenece a menos que el parecido con mi blog sea una increíble coincidencia del destino… Y bueno, para no olvidarnos de Joomla! Chilevisión hace  lo mismo que los sitios de los párrafos anteriores ocultando el origen de su sistema de gestión de contenidos.

Estos ejemplos son para ilustrar el alcance de esto, pero es sorprendente ver que la mayoría de la gente esconde los créditos de sus sistemas de gestión de contenidos y no se trata de que grandes instituciones no puedan usarlos, sino de que deben dar el crédito que corresponde a sus creadores. No es necesario reinventar la rueda, pero si el inventor nos dice que podemos usarla como queramos mientras digamos que él la inventó, entonces hay que hacerlo así, es lo mínimo.

Es una vergüenza que instituciones gubernamentales y medios de comunicación que nos asedian con el tema de los derechos de autor para quienes venden sus obras, no respeten los derechos de quienes no han querido lucrar con ellas. Nada les cuesta un enlace en el pie de página, les cuesta mucho menos que hacer todo por ellos mismos.

Para ver más ejemplos y otros alcances de este No-Reconocimiento en las creaciones web” enlazo el artículo de Waldylei Yépez al respecto.

Así que ya sabe, la próxima vez que vaya a utilizar propiedad intelectual que otro ha puesto a su disposición de manera gratuita, por lo menos reconozca la autoría del trabajo. Y si le parece interesante este artículo, no olvide poner el enlace correspondiente ;)

NOTA: Para comprobar lo de los Joomla basta ver el código fuente, ahí seguro encuentra algo del estilo de:

<meta name=”Generator” content=”Joomla! – Copyright (C) 2005 – 2006 Open Source Matters. All rights reserved.” />