El Software Libre forma parte del Eje del Mal

25 febrero 2010 at 0:23

Todo cambia, el mundo cambia constantemente y cuando los que han logrado el poder gracias a los cambios anteriores intentan frenar la ley del cambio para perpetuarlo, es cuando se hace evidente su decadencia.

Un influyente grupo de lobbistas norteamericanos está tratando de hacer que el gobierno de los Estados Unidos considere el código abierto como maligno para los intereses de la nación. Así es, lo han leído bien, revisen sus calendarios: No estamos en los ‘90, tampoco es día de los inocentes aquí ni en gringolandia.

La idea que están tratando de transmitir es que un país que recomiende el uso de software libre y/o de código abierto debilita las bases del derecho de propiedad intelectual, debilitando a su vez la industria del software.

Los personajes detrás de esta extraña iniciativa conforman el International Intellectual Property Alliance (o Alianza de Propiedad Intelectual Internacional), se trata de un grupo que ampara distintas asociaciones de software, cine, televisión y música. Lo que están solicitando exactamente es que la agencia US Trade Representative (USTR) considere a países como Indonesia, Brasil e India bajo la revisión Special 301 por recomendar el uso de Software Libre o de código abierto.

¿Y qué es el Special 301? Se trata de un proceso para revisar qué tan bien se cuidan los derechos de propiedad intelectual en el mundo, generando una lista de paises considerados por Estados Unidos como enemigos del capitalismo. Se usa como una forma de presión a los países que quieran establecer relaciones comerciales de acuerdo al respeto de los derechos de propiedad intelectual.

El efecto producido es que cualquier país que tenga intenciones de recomendar el uso de Software Libre (o de código abierto) podría ser considerado como enemigo de los intereses norteamericanos por ser anti-capitalista y debilitar la industria del software. Y aquí no es necesario tener una ley, sólo basta con una simple recomendación para ser puesto en observación.

El caso descrito como ejemplo por la IPPA es el de Indonesia, ya que su gobierno envió el año pasado una circular para que todos los departamentos del gobierno y empresas publicas apuntaran hacia el código abierto, por este motivo según la IPPA, Indonesia debe ser puesta en la lista de revisión Special 301.

A este paso, pronto caerán en esta nuevo eje del mal del software países como Alemania e Inglaterra.

Ahora sólo queda esperar a que se den cuenta de que su propia industria del software hace años que está involucrada en el desarrollo y explotación de software libre o de código abierto, y que sus principales empresas llevan la delantera en estos temas.

Links:
When using open source makes you an enemy of the state (guardian.co.uk)
Use open source? then you are a pirate! (ComputerWorld UK)

Fuente: FayerWayer

Inteligencia y Felicidad = Corazón Sano

21 febrero 2010 at 19:07

El día de ayer di con un artículo sobre un estudio realizado por el Consejo de Investigación Médico Británico, el cual halló una correlación entre el coeficiente intelectual y los índices de dolencias cardíacas. Según se informa, el coeficiente intelectual bajo se asocia a mayores probabilidades de contraer dolencias cardíacas, a tal punto que es uno de los indicadores más importantes, sólo superado por fumar. Es decir, los mayores factores de riesgo para contraer enfermedades cardíacas serían fumar y tener un bajo coeficiente intelectual.

Posteriormente se especulan explicaciones sobre la aparentemente sorprendente correlación. La Unidad de Ciencias de la Salud Pública de Galsgow, Escocia, afirma que el coeficiente intelectual menor podría influir debido a la postura de una persona hacia los comportamientos saludables. Se explica que personas con bajo CI ignoran o no comprenden los consejos respecto al riesgo de fumar o el beneficio de tener una dieta sana y hacer ejercicio, lo cual los haría más propensos a sufrir dolencias cardíacas.

A raiz de lo anterior, la Fundación Británica del Corazón recomienda un mejor etiquetado de los alimentos, un código de colores distinguible para las comidas con alto, medio y bajo riesgo, lo cual permitiría a los compradores de bajo coeficiente intelectual poseer información más accesible para obtener productos saludables.

Por otro lado, investigadores estadounidenses afirmaron que fomentar las emociones positivas ayuda a reducir los riesgos cardíacos. Karina Davidson, del Centro Médico de la Universidad de Columbia, señaló que se necesita con urgencia realizar ensayos clínicos rigurosos en esta área ya que si estos estudios respaldan sus descrubrimientos (que las emociones positivas reducen el riesgo de enfermedades cardíacas), los resultados serán increíblemente importantes para describir específicamente qué pueden hacer los médicos y/o pacientes para mejorar la salud.

Davidson y su equipo observaron durante 10 años a 1.739 hombres y mujeres que participaban en un amplio estudio de salud en Canadá. Allí enfermeras especializadas evaluaron el riesgo de enfermedad cardíaca de los participantes y midieron emociones negativas como depresión, hostilidad y ansiedad, así como emociones positivas como alegría, felicidad, emoción, entusiasmo y satisfacción, conocidas colectivamente como “afecto positivo”.

Los investigadores clasificaron el “afecto positivo” en cinco niveles que iban desde “ninguno” hasta “extremo” y encontraron que en cada nivel el riesgo de enfermedad cardíaca caía un 22 por ciento. (un comentario, supongo que 5 veces 22% no es el 110%, sino que por cada nivel baja en un 22% de la probabilidad del nivel anterior)

Davidson, quien lideró la investigación, dijo que sus descubrimientos sugirieron que sería posible ayudar a prevenir la enfermedad cardíaca incrementando las emociones positivas.

El equipo de Davidson dijo que una razón posible para la relación entre la felicidad y el riesgo cardíaco podría ser que las personas que están más felices tienden a tener períodos más largos de descanso o relajación y podrían recuperarse más rápidamente de eventos estresantes y no pasar mucho tiempo “reviviéndolos”.

Todo esto me recuerda aquellas afirmaciones sobre que la mente domina al cuerpo, que las enfermedades son producidas por nosotros mismos cuando nos cargamos de energías negativas. Ciertamente estos descubrimientos parecen encajar con una relación más profunda entre mente y cuerpo ya que la inteligencia y la felicidad son indicadores de salud mental y espiritual, que se reflejaría en efectos fisiológicos tal como lo afirman diversas creencias. Por eso es que me llama la atención la actitud de los investigadores, que utilizan su propio paradigma para explicar lo que no comprenden mediante especulaciones que poca rigurosidad tienen (paradógicamente) como el asociar coeficiente intelectual con conductas saludables. Quizás debieran comenzar a mirar hacia donde ellos mismos se han negado a mirar, quizás las respuestas son más sencillas de lo que parecen y no pretendo con esto decir que estas creencias estén 100% correctas, sino que de vez en cuando es bueno mirar un poco más allá del paradigma.

Fuentes: Inteligencia y enfermedad cardíaca, Felicidad y el Corazón.

Sin reflejo en el espejo

20 febrero 2010 at 15:31

Muajaja una broma muy bien pensada!!

Fotos Video “Me Entrego A Ti”

17 febrero 2010 at 14:12

El día Domingo 14 publicamos con Waldylei el video que preparamos a partir de su texto “Me Entrego A Ti” con motivo del día de los enamorados.

El video, producción conjunta DarkisX-RoMaNo :cool:, se realizó con la excelente voz de Waldylei leyendo su propio texto del mismo nombre como base, el tema “Claro de Luna” de Debussy de fondo y una secuencia de fotografías seleccionadas por ambos.

Las fotografías son propias y hoy las he subido a flickr para compartirlas:


Si no ha visto el video:

La justicia al revés

15 febrero 2010 at 14:06

Ya comenté hace poco sobre la inconsecuencia en la tragedia del canal de Chacao, sobre cómo algunas personas toman lo que les interesa de las normas y si “no les sirve” lo ignoran. Bueno, acá hay otro ejemplo de lo mismo, lamentablemente con una muerte de por medio, pero con una actitud que hace pensar en la justicia al revés.

El sábado 13 de Febrero en la madrugada falleció un menor de edad (17 años, ni tan menor) tras una persecución por las calles del centro de Viña del Mar que finalizó con el impacto de la camioneta fugitiva (conducida por el muchacho) contra un vehículo de la Policía de Investigaciones (PDI). Según se informa en emol.com:

La persecución policial se inicio a la 01:00 de la madrugada, cuando personal de Carabineros se percató que una camioneta Chevrolet -la cual era conducida por el menor- estuvo próxima a arrollar a unos transeúntes que cruzaban en un paso de cebra en calle Valparaíso.

Carabineros inmediatamente se desplegó para detener el vehículo, el cual continuó su marcha a exceso de velocidad y sin respetar los semáforos.

Luego se sumó a las labores policiales un equipo de la PDI, el cual se encontraba en el lugar y decidió colaborar con la detención.

De acuerdo a lo informado por el comisario de la Brigada del Crimen de Viña del Mar, Luis Vallejos, “en calle Diana (la camioneta) se tiró contra el tránsito y luego tomó (calle) Álvarez. El vehículo de la PDI trató de adelantar para interceptarla, pero ésta lo colisionó por el costado derecho, ocasionando el volcamiento de ambos”.

Tras el incidente, los tres efectivos de la policía civil fueron trasladados hasta el Hospital Gustavo Fricke, para luego ser derivados al Hospital Naval.

Hasta ahí era una noticia policial más, pero grande fue mi sorpresa al saber hoy que Ricardo Tapia, el padrastro del joven, anunció que presentará acciones legales en contra de Carabineros y la Policía de Investigaciones, responsabilizándolos por la muerte del muchacho!! Como consta en VmásV:

Según explicó, su hijo era un joven normal, que manejaba desde los 15 años, y que había pedido el vehículo para escuchar música y salir con amigas. Una de ellas contó que fue un vehículo de la PDI el que impactó el auto en que viajaban, y no una mala maniobra del joven, lo que produjo la colisión que terminó en el deceso.

Asimismo, afirmó que vio el video de seguridad que muestra el momento del accidente. “Estoy impactado, porque lo perseguían como si fuera un delincuente, y lo que él tenía era susto, nada más. Se pasó un semáforo en rojo, y  como tenía 17 años, no tenía licencia y andaba con dos botellas de cerveza vacías, arrancó. Atinó a lo peor: arrancar”.

Es en este punto donde uno comprende cómo un joven lleva más de 2 años manejando sin licencia, antes de cumplir la edad que le permitiría recién manejar sin un adulto a su lado, además es autorizado por su padre (sea padrastro o padre, es responsable del muchacho) para salir a parrandear con mujeres y alcohol en su camioneta, arriesgando su vida y la de muchos otros (las mujeres, los policías, transeúntes). Para este señor, todo es a su conveniencia, todo es justificable y sobretodo, no asume responsabilidades, así como no lo hizo su hijo, lo cual le costó la vida.

Hay que decir las cosas claras: Esta muerte no fue culpa de la PDI y tampoco totalmente del muchacho, el mayor responsable por esta muerte es el mismo sujeto que ahora quiere responsabilizar a otro. La policía sólo hizo su trabajo y no puede ponerse en tela de juicio por casos como este, quieren poder hacer lo que quieran, violar la ley y no ser sancionados o perseguidos por ello porque “no son delincuentes” pero a la hora de exigir que capturen a un ladrón son los primeros en reclamar que la policía no actúa.